Ya que para mi no vives

•enero 16, 2021 • Dejar un comentario

Del Poeta Arequipeño Mariano Melgar

Ya que para mi no vives
Y no te han de ver mis ojos,
Pues te he perdido;
Daré lugar a mis penas
En la triste soledad
En que hoy me miro.

Tú me miras el precepto
De que olvide para siempre
Tus atractivos,
Cuando sólo con la muerte
Sepultara esta memoria
En el olvido.

Te lloraré eternamente
Como prenda inseparable
Del pecho mío;
Irás impresa en el alma
Dejando mi triste cuerpo
Cadáver frío.

Te doy Claudia estos versos

•enero 15, 2021 • Dejar un comentario

De Ernesto Cardenal

Te doy, Claudia, estos versos,
porque tú eres su dueña,
los he escrito sencillos
para que tú los entiendas.

Son para ti solamente,
pero si a ti no te interesan,
un día se divulgarán
tal vez por toda Hispanoamérica

Y si al amor que los dictó,
tú también lo desprecias,
otras soñarán con este amor
que no fue para ellas.

Y tal vez verás, Claudia,
que estos poemas,(escritos
para conquistarte a ti )
despiertan en otras parejas enamoradas
que los lean,los besos que en ti
no despertó el poeta.

Cuídate, Claudia,
cuando estés conmigo,
porque el gesto más leve
cualquier palabra,
un suspiro de Claudia,
el menor descuido,
tal vez un día
lo examinen eruditos,
y este baile de Claudia
se recuerde por siglos.

Claudia, ya te lo aviso.

De estos cines, Claudia,
de estas fiestas,
de estas carreras de caballos,
no quedará nada
para la posteridad
sino los versos
de Ernesto Cardenal
para Claudia (si acaso)
y el nombre de Claudia
que yo puse en esos versos
y los de mis rivales,
si es que yo decido rescatarlos
del olvido, y los incluyo
también en mis versos
para ridiculizarlos.

Esta será mi venganza:
que un día llegue a tus manos
el libro de un poeta famoso
y leas estas líneas
que el autor escribió para ti
y tú no lo sepas.

Me contaron
que estabas enamorada de otro
y entonces me fui a mi cuarto
y escribí ese artículo contra el Gobierno
por el que estoy preso.

Álbum de familia

•enero 13, 2021 • Dejar un comentario

De Victor Munguía

Te ví anoche en una foto del pasado
estabas sonriendo como siempre,
rodeada de parientes y amigos,
era la fiesta de tu boda.

No quise interrumpir aquél instante
desear que seas muy feliz, abrazarte,
quizá bailar contigo una balada, y
repetir mis inéditas fantasías.

En el álbum de familia se quedaron
esos momentos gloriosos de la vida,
ríos lejanos que no llegan a juntarse
aunque yo te piense y tú me pienses
todavía.