A la muerte de un poeta

De Victor Munguía

Los poetas llegaron a la Plaza,
la turba los recibía en silencio
querian decir muchas cosas
pero estaban absortos, heridos

Son distintos al resto de la gente
tienen el estilo de vestir parecido
la mirada que no mira, el saludo,
la palabra correcta, el sentido

Iban a hablar de su vida,
rescatar leyendas,pasiones
su historia,amores y tragedias,
inmortalizar sus versos ?

Las dictaduras son bestias heridas
dan zarpazos ciegos,matan por matar,
y hieren a quienes no deben,
por falta de entendimiento, dijeron.

El no estaba de cuerpo presente,
tal vez seguía todavia en la Morgue,
en la casa de sus familiares,
o en poder del médico legista

Los poetas querian ensalzar
su valor humano, su ejemplo,
su lucha,su combate de palabras,
lo hermoso de su existencia

Con el mismo rictus de tristeza
los jeans, las bufandas y lentes
se tomaron las manos firmemente
repitiendo su nombre en voz alta

Aunque lo habia conocido poco
no podia evitar recordar su rostro,
sus versos y locuras de aedo
sus convicciones y delirios

Me acerqué al círculo de poetas
les pedí permiso, y firmé su foto,
fue un instante conmovedor,
memorable, un ritual único

Y en la multitud impresionante
quedé rodeado de bardos y bohemios,
unidos sin ideologías ni partidos,
a la muerte de un poeta.

Anuncios

~ por Victor Munguía en enero 3, 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: