Un vals para Ana

De Victor Munguía

Noche de guitarra
de cantos lejanos
en el espacio azul
de butacas rojas

Las botellas en la mesa
van de un lado a otro
las meseras se mueven
cadenciosa, sensualmente

A los bohemios los atrae
las notas que el pianista
medio calvo, medio viejo
les dedica con señorío

Es verano y afuera
una muchedumbre regresa
risueños rostros soleados
bikinis, sandalias

Ana me mira a los ojos
con intensidad mortal
domina mis sentidos
hacia el infinito

El vals lo dice todo
“ya no quiero desearte
asi como te deseo sin
destino, sin futuro”

Aprisiono sus dedos
el bar queda vacío
ya nadie más existe
solo ella y yo.

Noche de guitarra,
mis valses se quedaron
entre tus butacas rojas
y mi amor por Ana.

~ por Victor Munguía en agosto 4, 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: