44

De Victor Munguia

En los barrios pobres de la tierra
estabas rogando por irte para siempre
pero no tenías Dios que te alumbrara
y no creías en Destinos ni suerte

Y te quedaste tendido en el piso
la vereda se teñía con tu sangre
mientras ellos volteaban tu cuerpo
ya inerte, ya muerto, para esposarte

No hubo tiempo para llorar por todo,
por esos sueños de abandonar tu casa
de escaparte a otro mundo de libertad
y del american dream que te tocaba

En esos momentos tampoco sentiste
las cuarenta y cuatro balas que te mataban
porque tus pensamientos volaron lejos
hacia tu hogar,tu gente, tu pueblo

Tus mercaderías desparramadas,rotas,
se tiñeron de rojo lenta y seguramente
y no podías hacer nada para rescatarlas
y mantenerlas intactas, intactas.

En los barrios pobres de la tierra
hay otros que sueñan tus sueños
otros que quieren abandonar sus casas
en busca del gran sueño americano

Aquí,en Knickerbocker,alguien dirá un día
que en este lugar viviste,sabrán tu nombre,
estarás en los diarios, las noticias
y no habrán llantos ni despedidas.

Después de ti llegarán millones
a vivir en tu cuartito en Brooklyn
recogerán tus mercaderías para venderlas
y un día ocuparán tu lugar en la vereda.

Descansa en paz con tus sueños rotos,
con tus papeletas de remesas a tu madre,
y con las fantasias que creaste cuando
emprendiste el viaje hacia otra tierra.

~ por Victor Munguía en abril 6, 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: