La carta que no fue enviada

De Vinicius de Moraes

París, otoño del 73
Estoy en el mismo bar
una vez más.

Y escribo para decir
que es el mismo vaso
y la misma luz
brillando en el champán
en varios tonos de azul.

Frente al espejo
soy un comprador más
Un hombre que ya fue feliz,
tal vez.

Y veo que en su rostro
corren lágrimas de dolor,
nostalgia, ciertamente,
de algún gran amor.

Mas al verme asi tan triste y solo,
soy yo el que estoy llorando
las mismas lagrimas.

Y la vida es asi, el tiempo pasa
Y me quedo recordando demasiado
esas canciones de amor.

Sí, será más de una,
más de una cualquiera
que llega de vez en cuando
para mirar atrás.

Y, siempre existe una mujer
para quedarse pensando,
no sé ..no recuerdo más.

~ por Victor Munguía en julio 21, 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: