Trova I

De Victor Munguía

A Natalia la seguían obsesionados
unos poetas glamourosos,trovadores
que escribian sobre reyes rojos,
Varsovia, y una España y su cáliz.

En sus verbos se exhalaba
la mágica expresión del pasado
en París, London y Luxemburgo,
nieve, trineos, danza vienesa.

Aquellos poetas de mirar pensativo
tal vez indagan las frases, las palabras
y las imprimen en sus libros ecuménicos,
que circulan por el mundo entero

Esos vates nunca conocieron
la alegría del proletariado en las mañanas
al salir para el trabajo, no supieron
de una aventura de amor en un bar
Vivieron poco.

He aqui Natalia, el autor
que descubriste en una calle de Bruselas
no ha visto jamás El Muro de Berlin
no tiene tormentos de Hamlet.

Vivía en una callecita de un pueblo
azotado por la nieve los inviernos,
invadido por obreros, inmigrantes,
cortesanas maduras y bohemia

Historias pequeñas de aldea,
rostros de mujeres inolvidables
abandonados, relegados en archivos
mientras los almanaques pasan

Encontrarás en estos versos
Una Monalisa sin cantos épicos
adornada por ropa sencilla, común,
venida desde otras tierras.

Balada diferente que anuncia
otro espacio sin reyes rojos,
sin cáliz de Españas inmóviles
de fantasmas y liturgias

Entre existencias simples,
dias laboriosos,noches interminables,
entre besos, abrazos y brindis
se escribe esta trova.

El mundo es todavia hermoso.

.

~ por Victor Munguía en febrero 22, 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: