El hermano ausente en la cena pascual

De Abraham Valdelomar

La misma mesa antigua
y holgada, de nogal,
y sobre ella la misma
blancura del mantel
y los cuadros de caza
de anónimo pincel
y la oscura alacena,
todo, todo está igual.

Hay un sitio vacío
en la mesa hacia el cual
mi madre tiende a veces
su mirada de miel,
y se musita el nombre
del ausente pero él
hoy no vendrá a sentarse
en la mesa pascual.

La misma criada pone,
sin dejarse sentir,
la suculenta vianda
y el plácido manjar;
pero hoy no hay la alegría
y el afán de reír
que animaran antaño
la cena familiar.

Y mi madre, que acaso
algo quiere decir,
ve el lugar del ausente
y se pone a llorar.

~ por Victor Munguía en diciembre 13, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: