A un obrero asesinado

Del inmortal poeta vasco Esteban Urkiaga, Lauaxeta,

I
Rojas minas de mi Bizkaia,
herida de la verde montaña!
Minero de rostro moreno,
ven con tu piqueta al hombro.

Al hombro tu aguda piqueta
brillando al sol y monte abajo.
Ven por el sendero
—la mañana a tu espalda—
a la fábrica cielo de humo.

Rumores de huelga en la ancha calle,
—puños cerrados, buzos azules—.
Los patrones, en cambio, indolentes,
tienen tu ayuda, oh teléfono.

Minero de rostro moreno,
corren llamadas por los hilos.
Cómo brillan en el sendero
las negras capas de la guardia civil!

Qué aspecto de delincuentes,
con sus largos fusiles al hombro!
Rojas minas de mi Bizkaia,
herida de la verde montaña!

II

Monte abajo
entre cuatro guardia civiles
el minero de rostro moreno.
Puñales son sus negros ojos
pero no pueden romper el cerco.

A dónde te llevan maniatado,
recio cuerpo color de hierro?
Si tuvieses coraje, en sangre enemiga
mojarías tu aguda piqueta.

Márgenes del Nervión
—temblor de tranvías—,
cuántos esfuerzos, queriendo soltarse!
Pero no puede oírse su grito
entre el ruido de las fábricas.

Humeantes están los largos fusiles
—rumor de huelga en la ancha calle—.
Minero de rostro moreno,
báñate en tu propia sangre!

Los guardia civiles beberán
el mejor vino en casa Gómez.
Rojas minas de mi Bizkaia,
herida de la verde montaña!

~ por Victor Munguía en agosto 11, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: