El Poeta

De Hermann Hesse

Solo en mi
el solitario
las interminables estrellas de la noche
brillan

La fuente de piedra
murmura su mágica canción
solo en mi
para mi el solitario

Las sombras de colores
de las nubes errantes
se mueven como sueños
en el campo abierto

Ni casa
ni granja tampoco bosque
ni derecho a cazar
me ha sido dado

Lo que es mio
no le pertenece a nadie
el arroyo que cae,
trás el velo del monte
el mar aterrador
el ruido de pájaros
de niños que juegan.

El llanto y el canto
solitario en la noche
de un hombre secretamente
enamorado

Los templos de los dioses
son mios también
y mia la aristocrática
arboleda del pasado

Y nada menos, la luminosa
bóveda del cielo en el futuro
es mi casa: a veces en pleno vuelo
de ansias golpea mi alma

Para mirar el futuro
de los benditos hombres
el amor traspasará la ley
amor de la gente por la gente

Los encuentro a todos de nuevo,
noblemente transformados:
agricultor, rey, comerciante,
marineros ocupados, pastor y jardinero,
todos ellos celebran con gratitud
el festival del mundo futuro.

Sólo falta el poeta,
aquel solitario que mira

El portador del anhelo humano,
la pálida imagen de quienes el futuro,
el objeto del mundo,
no tiene más necesidad.

Muchas guirnaldas
marchitan en su tumba
pero nadie lo recuerda

* Traducido por El Sobrino del Juez

~ por Victor Munguía en septiembre 5, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: