Sueños de Opio

De Felipe Pinglo Alva

Sobre regios almohadones recostada,
incitante me sonrie bella huri
cual reina de que hablan los cuentos de hadas,
deslumbrante se presenta para mi.

Sus miradas son de fuego, me enloquecen;
ella me ama y me ofrece frenesi
en su rostro de querube o de nereida
se adivinan deseos de goces mil.

Droga divina, bálsamo eterno
opio y ensueño dan vida al ser;
aspiro el humo que da grandezas
y cuando sueño, vuelvo a nacer.

Me vuelvo dueño de mil riquezas,
lindas mujeres forman mi harem
y en medio de ellas, yo adormitado
libando dichas, bebiendo halagos,
entre los labios de una mujer.

Primorosas odaliscas en mi entorno
obedecen mi cariño de Raja;
y sus mimos y cariños amorosos
son tributos de esclavas a su sultán.

Una y otra me suplican que las ame,
y les brinde mi cariño más sensual,
Oh delicias que nos duraron tan solo
lo que el opio en mi ilusion pudo forjar.

~ por Victor Munguía en junio 5, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: