El Perú

De Jorge Luis Borges

De la suma de cosas
del orbe ilimitado
vislumbramos apenas
una que otra
el olvido y el azar
nos despojan.

Para el niño que he sido,
el Perú fue la historia
que Prescott ha salvado.

Fue también esa clara
palangana de plata
que pendió del arzón
de una silla y el mate
de plata con serpientes
arqueadas y el embate
de las lanzas que tejen
la batalla escarlata.

Fue después una playa
que el crepúsculo empaña
y un sigilo de patio,
de enrejado y de fuente,
y unas líneas de Eguren
que pasan levemente
y una vasta reliquia
de piedra en la montaña.

Vivo, soy una sombra
que la Sombra amenaza;
moriré y no habré visto
mi interminable casa.

~ por Victor Munguía en enero 9, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: