Soy el desterrado

De Manuel Scorza

América,
a mí también debes oírme.
Yo soy el estudiante
que tiene un solo traje
y muchas penas.

Yo soy el desterrado
que no encuentra la puerta
en las pensiones.

Te digo que en las calles
y en las azoteas y en las cocinas,
y al fin de cada día y en mi pecho,
algo está muriendo.

Escúchame:
Yo soy el desterrado,
yo vagué por las calles
hasta que los perros
lamieron mi amor desesperados.

Acuérdate de mí!
Hay días que no tengo ganas
de ponerme los ojos,
días en que hasta los pájaros
se pudren a la mitad del vuelo.

Amor, amor,
tú no has dormido
en cuartos inmundos;
tú no sabes lo que es vivir
con una mujer que zurce su ropa
llorando!

Ay, durante siglos,
los poetas callaron
y en el silencio sólo se escuchaba
un susurro de abejas que sonaba.

Hasta que ya no pudimos más,
y el dolor empezó a mancharlo todo:
la mañana, el amor,
el papel donde cantábamos.

Un día el dolor
empezó a gotear desde abajo,
daban los muros gritos desgarradores,
una mano amarguísima
volcó mi pecho.

Ahora vengo a ti gimiendo,
aquí está mi voz encarcelada
debajo de esta frente,
derrumbado.

~ por Victor Munguía en marzo 4, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: